Atalaya Yoga Kundalini Vallecas… ¡Summer!

10 06 2012
  • Hommme

Este sueño hecho realidad es gracias a vosotr@s. Y no solo a los que venís al Espacio Yoga, sino a todas las personas que habéis confiado en mi y me habéis permitido facilitaros la ancestral ciencia del Yoga Kundalini y trabajar sobre vuestra energía. Tras dos meses sin parar, la terraza está a punto para ponernos el cielo por montera, para sentir la brisa en la cara meditando en quietud, para ayudarte a desconectar de lo terrenal y a desapegarte de lo tangible; y a conectar con tu esencia…

El proceso ha sido largo y costoso. Quiero agradecer especialmente la ayuda de Juan Manuel, de Mon, de Miguel, de Ricardo, de Marta, de Vinchy, de Dani, de Rubén… y de tod@s los que os habéis ofrecido a echar una mano.

 Lo primero fue poner la estructura de madera sobre la que disponer el cañizo para proyectar sombra y darnos una mayor intimidad. Subir las vigas más pesadas por la escaleras fue toda una odisea… Encima, el tiempo no acompañó y la previsión de lluvia en Semana santa, volvió a cumplirse. Y tras la procesión por la terraza del jueves santo, la “operación pérgola” terminó con éxito, ya de noche. Fueron de gran ayuda los huevos de las gallinas del padre de Marta, que nos ayudaron a retomar fuerzas.

Tras la primera fase, decidí pintar el muro de la terraza. Lo de pintar siempre me ha gustado y tengo más experiencia. Pero con la longitud de la terraza y del muro, el trabajo me llevó varios días. Buscaba un amarillo ocre; al final me decanté por uno parecido que me ofrecieron en “La pinturera”, bautizado como “albero”. Y la verdad es que quedó bastante bien. Preferí tomarmelo con calma, sin prisas; y disfrutar del trabajo cuidando los detalles. Y eso siempre se nota en el resultado final.

Tras otro día de limpieza, lo siguiente fue colocar el cesped artificial, los stores de bambú, las plantas y un sistema de riego. De momento está bien y ha quedado bonito. Haremos la primera Sadhana matinal en breve.

Y si en alguna clase nos sorprende alguna tormenta veraniega, ¡coge tu esterilla y corre hacia dentro! Gracias de nuevo. Sat Nam.