El Emperador Ashoka

7 03 2009
  • Autobiografía de un Yogui de Paramahansa Yogananda.
Bandera de La India

Bandera de La India

La bandera de La India Independiente (1947) está formada por franjas de 3 colores: azafrán intenso, blanco y verde oscuro. El Dharma Chakra (“La Rueda de la Ley”), de color azul marino, es una reproducción del diseño que aparece en el “Monolito de Sarnath”, erigido en el siglo III a. C. por el Emperador Ashoka.

Capitel de Ashoka

Capitel de Ashoka

La rueda se escogió como un símbolo de la Ley eterna de la Justicia y además, en honor de unos de los monarcas más ilustres del mundo: “Su reinado de cuarenta años no tiene parangón en la historia (escribe el historiador inglés H. G. Rawlinson). Se le ha comparado en diversas ocasiones con Marco Aurelio, San Pablo y Constantino.

“…Doscientos cincuenta años antes de Cristo, Ashoka tuvo la valentía de expresar su horror y remordimiento ante los resultados de una campaña bélica victoriosa y de renunciar deliberadamente a usar la guerra como estrategia política”.

Los dominios que heredó Ashoka comprendían India, Nepal, Afganistán y Beluchistán. Se le puede considerar el primer internacionalista, pues envió misiones religiosas y culturales con multitud de regalos y ofrecimientos de buena voluntad a Birmania, Ceilán (Sri Lanka), Egipto, Siria y Macedonia.

“Ashoka, el tercer monarca de la estirpe Maurya, fue (…) uno de los más grandes reyes-filósofos de la historia (observa el erudito P. Masson-Oursel). Nadie ha aunado firmeza y benevolencia, justicia y caridad, como él lo hizo. Él era la viva personificación de su propia época y, al mismo tiempo, se yergue ante nosotros como una figura muy moderna y actual. En el transcurso de su largo reinado, logró lo que ahora nos parece la mera aspiración de un visionario: disfrutar del mayor poder material posible y, simultáneamente, establecer la paz. Además de lograr la posesión de vastos dominios, él consiguió realizar lo que ha sido el sueño de algunas religiones: la armonía universal, es decir, un orden que abarca la humanidad entera”.

Emperador Ashoka

Emperador Ashoka

“La finalidad del dharma (La ley cósmica), es lograr la felicidad de todas las criaturas”. Tanto en sus edictos grabados en piedra como en los monolitos que han sobrevivido hasta hoy, Ashoka orienta afectuosamente a los súbditos de su extenso imperio, enseñándoles que la base de la felicidad reside en la moralidad y en llevar un vida en sintonía con la Creación.

La India moderna, que aspira a renovar el prestigio y la prosperidad que durante milenios acompañaron a este país, rinde homenaje en su nueva bandera a la memoria de Ashoka, el soberano “amado por los Dioses”.

SAT NAM

 

Anuncios